Sus compañeros van siendo capturados; él logra huir. Su recorrido es incierto, pero en su tardía visita habló de peñascales, de una huerta donde se alimenta desde donde divisa un pueblo en la noche, y de su llegada a Banka, lo que permite conjeturar algún trazado.

Quien se adentre por los montes que rodean Iragi, se topará con esos peñascales, como lo atestigua la toponimia local: Harri deskargatzeko zelai -la campa donde se descargan las piedras, o Usutorko harria –otra referencia a un peñasco.

Cruzando el curso alto del río Arga, y el carretil hacia la frontera, hay noticia de la presencia de fugados por Zotalar, la borda Ezkonberri, junto al collado de Guruchaga, y en la regata Etxarro. Todos estos parajes miran en su otra vertiente al valle de Zilbeti, intermedio para alcanzar Sorogain. En ese entorno se encontraban diversas bordas con huerta, desde donde se divisan las luces de poblaciones como Eugi, Urtasun o Zilbeti. Con esta dirección, perpendicular al carretil, se aleja del principal acceso rodado de los vehículos de los perseguidores.

El siguiente dato conocido es su llegada a Banca.

Si se traza una imaginaria línea desde el lugar de inicio, Iragi, la recta cruza Zilbeti y atraviesa Sorogain hasta el monte Lindus, a pie del inicio de la regata de Haira en Banca. Una jornada de marcha con buen equipamiento, que se duplica en sus condiciones. Itolegi, Mendiaundi, Atalozti…vocablos sin sentido para el fugado; sin embargo, nombran los parajes más probables que atraviesa de su apresurada huida.

Este trazado tiene un decisivo sustento: es el entorno y lugar de paso adoptado por los otros fugados que cruzaron. El mapa permite visualizarlo: el cuarto fugado quedó escoltado a un lado por Urepel, donde llegó Jovino Fernández, y al otro por Valcarlos, por donde pasan Valentín Lorenzo y José Marinero. En medio, la regata de Haira. El cruce se habría dado, en tres regatas contiguas, que se originan entre Sorogain y el Lindus. Para apreciar el paralelismo, hay que considerar que Navarra tiene 130 km de línea de frontera.

Este cuarto fugado llega a Banca. Este municipio presenta una orografía excepcional. De forma alargada, se extiende desde el núcleo urbano a 250 metros de altitud hasta los 1200 metros de la línea de frontera, regata arriba, con una agreste geografía, conocida como la selva de Haira. El secular camino entre las dos vertientes, que unía Roncesvalles-Burguete con Banca salvaba el collado de Burdingurutz, a pie del monte Lindus. Figuró en la cartografía francesa como Chemin Roncesvaux aux Aldudex, y pasaba por el caserío Olhaberrieta. Jeromie Urrels recordaba aquel tiempo en que daba comidas a los transeúntes. La construcción en los años setenta del siglo XX de la carretera por el fondo del valle, borró de los mapas ese antiguo camino. Enclavado en mitad del monte, cuesta imaginar que el caserío fue un día un concurrido lugar de paso de carros y gentes. Y un providencial sendero en 1938 para un agotado y herido fugitivo.

El valle de Aldudes desde Sorogain
El valle de Aldudes desde Sorogain

Descargar foto en alta calidad (4,30 Mb)

Rutas probables de cruce de la muga

Rutas probables de cruce de la muga

Antiguo camino Lindus-Banka

Antiguo camino Lindus-Banka