En las Américas

El cuarto fugado llega a México, pero su objetivo es otro. Su rasgo distintivo frente a otros miles de refugiados, era el contacto con los hermanos del pastor de Banca, residentes en California, lazo familiar común en la emigración vasca a la que el fugitivo se vinculó.

Esta emigración nutrió de pastores los condados del norte de California y Nevada. La economía de estos condados combinaba los ranchos ganaderos asentados en planicies como Surprise Valley, y la explotación de los inmensos recursos forestales, transportados en camiones –logging trucks- hasta serrerías, como las de Cedarville o Alturas.

Modoc County es uno de esos condados en la franja fronteriza con Nevada, y su capital, Reno. Un área montañosa de 10886 km2, similar a Navarra, de los que el Modoc National Forest, con las montañas Wagner, ocupa 6695 km2. Es un condado remoto y escasamente poblado, con 9100 habitantes, seiscientos de ellos en Cedarville, y capital en Alturas. Su apartada localización llevó a ubicar allí el mayor campo de internamiento de americanos de origen japonés durante la II Guerra Mundial. Esa orografía boscosa, aunque menos verde y más seca, recuerda a Haira en Banca, cuyo padrón de 1936 sitúa a siete leñadores italianos viviendo allí en un barracón, ocupación recurrente entre los refugiados en toda la vertiente pirenaica.

Los Urrels emigran desde su caserío Olhaberrieta en Banca a California en los primeros años del siglo XX. Jean (Banca 1896 – Cedarville 1950), y Michel (Banca 1897- Cedarville 1971), como parte de esa emigración vasca centrada en el pastoreo, -amerikanuak-. Los ya asentados servían de contacto para la llegada de jóvenes de sus mismos pueblos, contratados en  origen, y para quienes se estructuró una red de pensiones y hoteles –Basque boardinghouses- que los acogía, distribuía, y donde hacían vida social.

La californiana Jerónima Echeverría, en su Home Away from Home, hizo un estudio de esta red de hoteles. La común caracterización de sus usuarios es la de pastores, excepto los ubicados en Alturas y Cedarville, que cita como lumber towns, poblaciones surgidas de la explotación maderera, y que acogían a vascos ocupados en esa actividad. En Alturas, The Pyrenees, de la familia Goñi, alojaba a quienes trabajaban en Pickering Lumber Company; Cedarville contaba con dos ostatuak: Juarena, y el French hotel, del matrimonio Marie Carrica, originaria de Banka, y J. Pedro Seminario, que atendían a sus paisanos leñadores en el monte o trabajadores en las serrerías locales. La más destacada desde 1950, la Laxague Lumber Mill, de familia oriunda de Banka.

Gaspar Linzoain en Iragi habla de dos hermanos del pastor de Banca que vivían en California, donde acogieron al fugitivo, que más tarde emprendió una empresa de transporte. Los dos jóvenes que topan con el mismo cuarto fugado en la puerta del fuerte, puntualizan que era de transporte de madera. Los paralelismos con su relato fluyen de modo no forzado.

Su  trabajo previo en los bosques de Haira, y el entorno forestal del norte californiano, pudieron encaminar sus pasos al transporte de madera, que nombran sus interlocutores en su viaje a Navarra en 1997. Hubo una explicación complementaria: la Taylor Grazing Act de 1934, acabó con el libre pastoreo en tierras públicas, principal sustento de este colectivo de pastores, que se tuvo que abrir a nuevas ocupaciones, entre las que destacó la industria maderera.

Los hermanos Urrels mantuvieron su vínculo con el caserío, en el que quedó su hermano Martín y más tarde Jeromie, su sobrina. En 1937/38, según contó ésta, uno de sus tíos visitó Olhaberrieta; y en 1956, lo hizo Michel, que posa en una fotografía familiar en la puerta del caserío. Los Urrels, como en otros casos, servían de referencia para la llegada de un nuevo emigrante; en este caso, un fugitivo apadrinado por su hermano, llegado desde México.

La vía de entrada por México obedece a una lógica histórica.

En los años previos, desde la National Origins Act de 1924, el Congreso estadounidense impulsó una ley de cuotas para la emigración, que endureció la concesión de visados a pastores vascos de nacionalidad española, que se mantuvo en los años de desempleo masivo de la Gran Depresión, y solo se revirtió con la entrada de EEUU en la II Guerra Mundial, que incentivó nuevamente la llegada de esa mano de obra especializada, mediante la legislación promovida por el senador McCarran entre 1942-1962. La ruta habitual para los pastores era el desembarco en Nueva York y de ahí en ferrocarril hasta su destino en Idaho, California o Nevada, pero en el intervalo en el que llega el fugitivo de Banca, la entrada desde México, existente desde antes pero secundaria, se convirtió en una opción más atractiva, coincidente además con la política de acogimiento a refugiados republicanos del presidente Cárdenas.

En ese viaje a Navarra en 1997, el cuarto fugado también reseñó su contribución al esfuerzo bélico en el ejército USA en Europa. Las fuerzas armadas, en consonancia con el momento, fueron otra salida para muchos pastores vascos que vieron impedida su anterior ocupación. Guillermo Tabernilla, experto en el tema, calcula en más de seiscientos los alistados de origen vasco en California, y cifra en otros doscientos quince los de Nevada. El fugitivo, cercano a ese colectivo, pudo participar en ese proceso que facilitaba posteriormente su regularización. Los registros de reclutamiento de soldados, “US World War II“, contemplan, desde el primer reclutamiento masivo en septiembre de 1940, numerosos casos de quienes son “no yet citizen”, extranjeros no regularizados, que por esta vía adquirieron la nacionalidad.

En cuanto al lugar de asentamiento del fugitivo, la movilidad en los trabajos y  vida nómada de sus anfitriones, complica el rastreo. Los hermanos Urrels figuran entre 1935-1940 en el censo de Fort Bidwell, pero se trasladan a Cedarville, a 42 km, entre 1940-41. Más tarde, entre 1949-54, Michel trabaja en Nevada, en Peavine mountain (condado de Washoe), y en Mahogany Creek (condado de Humboldt), extensas zonas inhóspitas, donde según rumor que circulaba entre los pastores, hasta Dios se extraviaba en ocasiones. Regresan a Cedarville, ya como propietarios de rancho ovejero, donde mueren ambos.

El fugitivo se asentó posteriormente en una población que a Gaspar le sonaba como Chino o Chico. Todas esas poblaciones están en un radio cercano. De Cedarville a Chico hay 236 km; de Reno a Chico 162 km. Distancias creíbles en ese contexto; nimias cuando se comparan con los miles de kilómetros donde se origina esta historia.