A nuestro alrededor, multitud de miradas vienen a preguntar qué importancia puede tener conocer el destino de los desaparecidos hace más de siete décadas. La respuesta proviene de la presidenta de AFFNA 36, O. Alcega, en mayo de 2011, ante el muro donde constan los nombres de las 3420 víctimas de la represión en Navarra, en el Parque de la Memoria de Sartaguda: “La vida del desaparecido carece de final, en la medida de que nunca sabremos cómo, cuándo y dónde acabó”.

“…he seguido todos los libros, documentales y noticias de prensa sobre el fuerte con interés, orgullo y una obsesión: encontrarlo. Se lo prometí a mi padre antes de morir y me lo he marcado como uno de los objetivos de mi vida. Con el inicio de la exhumación de fugados en Elía -como mi propio nombre-, tengo la intuición gallega de estar en el camino, una verdad acariciada durante mucho tiempo: mi tío podría dejar de estar “desaparecido”. Toda ayuda en esa búsqueda ayudará a cerrar una herida que no ha dejado de sangrar desde 1938” Elía y Marga Valladares, sobrinas de Antonio -Antucho- Valladares, organizador de la fuga, asesinado en el valle de Juslapeña en mayo de 1938.

Cualquier noticia que tengan, ruego que no dejen de ponerse en contacto con nosotros. Nos gustaría recuperar sus restos”, escribe desde Pontevedra Ana Belén Pazos Godoy, sobrina nieta del desaparecido Atilano Godoy, fusilado en Juslapeña.

Atilano Godoy

Atilano Godoy

Postal de 1937 de Atilano Godoy

Postal de 1937 de Atilano Godoy

No están solas. En ese empeño, las familias no están solas. Al mismo tiempo, a 10500 km en las áridas tierras de Atacama -Chile-, otras familias rebuscan indicios sobre los suyos, asesinados y ocultados por otra dictadura. Nostalgia de la luz. Es el nombre del documental de Patricio Guzmán, que establece un poético paralelismo entre cuerpos de desaparecidos y cuerpos celestes; entre esas familias que se esfuerzan en arrojar luz sobre ese pasado que se llevó a los suyos y los astrónomos que en el mismo espacio desértico, con sus potentes telescopios, buscan captar la luz de las más alejadas estrellas. Iluminar estancias hasta esclarecer su paradero.